Mobile Suit Gundam SEED

¡Hola! ¿Qué tal están?

En el año 2002, el estudio japonés Sunrise sacó a la luz otra entrega más de su, para entonces famoso, Gundam, esta vez en la forma de la serie de animación Mobile Suit Gundam SEED.

La trama de esta entrega de la serie, por cierto bastante mejor conformada y mucho más realista que la de otras series animes del género mecha, incluidos otros Gundam (y eso sin decir nada de su banda sonora a mi manera de ver estupenda), nos cuenta la historia del enfrentamiento entre un par de subrazas de seres humanos; por un lado están los Naturales, los humanos corrientes que viven en la Tierra como siempre han vivido, y por el otro están los Coordinadores, una nueva clase de ser humano que ha sido modificado genéticamente y por tanto es poseedor de ciertas mejoras.

Kira Yamato, Coordinador y uno de los protagonistas de la serie.

¿Cuáles son los antecedentes de la historia?

Los Coordinadores habitaban sobre la Tierra en los comienzos de su existencia, junto al resto de sus congéneres; por su apariencia exterior nadie los podría distinguir de los demás, los humanos comunes o Naturales. En todo caso, gracias a las mencionadas modificaciones de su ADN son mucho más hábiles e inteligentes en comparación con el resto, y pronto esas características provocaron tanto envidia como la desconfianza de la humanidad. Por eso fue que varios de los Coordinadores resultaron asesinados o fueron tratados con discriminación por la gente común, con lo que su estancia en la Tierra se volvió cada día más peligrosa para sus vidas. Es esta la causa principal de que los Coordinadores tuvieran que irse a vivir en el espacio exterior, para evitar más conflictos con los Naturales. En el cosmos, lejos de la Tierra, crearon grandes colonias con la forma de relojes de arena a las que bautizaron con los nombres de los meses, y que en su conjunto fueron llamadas PLANT.

Athrun Zala, Coordinador y protagonista de la serie.

Por un tiempo les fue bien a los Coordinadores, e intentaron relacionarse en paz con los gobiernos de la Tierra. En su planeta de origen existen naciones neutrales como Orb, en donde no se les da un trato discriminatorio; y Kira Yamato, un estudiante de ingeniería de dieciséis años de edad, a pesar de ser un Coordinador superdotado vive y se relaciona con sus amigos Naturales en una de las colonias espaciales de dicha nación. Pero, no obstante lo dicho, también existen coaliciones tales como la Alianza Atlántica o Eurasia, unidas como Alianza Terrestre, y hasta facciones de extremistas acérrimos como Blue Cosmos, que sí que odian a los Coordinadores a muerte.

La paz entre los Naturales y los Coordinadores se rompe por fin cuando los primeros destruyen sin motivo, con el uso de un misil nuclear lanzado desde una Mobile Armor (las sucesoras de los cazas de combate en el espacio), una de las PLANT agrícolas llena de civiles bautizada como Junius 7, y como resultado de la agresión mueren más de doscientos mil Coordinadores en sólo unos instantes. Es en ese momento cuando los mandos de las fuerzas de ZAFT, el ejército creado por los Coordinadores para defenderse de la obstinación de los Naturales contra ellos, deciden que no es posible la vida pacífica con estos; mas en lugar de responder a la alevosa acometida de la Alianza Terrestre contra la colonia agrícola con un bombardeo nuclear masivo contra la Tierra, la invaden y entierran en ella unos dispositivos que liberan interferentes de neutrones. La presencia de esos dispositivos hace imposible desde ese momento el uso de radiactividad (por impedir la reacción en cadena) tanto con fines pacíficos como con fines militares. Por eso, la medida resulta mucho más humana, al no matar a civiles ni ser causa de contaminación, en cambio, sume a las ciudades del planeta en una crisis energética sin precedentes debido a que una buena parte de la energía se producía con el uso de reactores nucleares (el anime está repleto de situaciones como esa en que intentando hacer un bien se engendra un mal con lo cual se parece más a la realidad).

En un comienzo los mandos de la Alianza Terrestre habían pensado que la guerra iba a terminar pronto dada su superioridad numérica. La situación no sale como se había previsto, sin embargo, y los Coordinadores se imponen poco a poco a pesar de su inferior número. Las modificaciones en su ADN los hacen, como se ha dicho, mucho más hábiles, y debido a eso pueden usar los Mobile Suit, unos robots pilotados que se han mostrado superiores a todas las demás armas convencionales. Por eso pronto los mandos de la Alianza Terrestre deciden desarrollar una tecnología parecida apta para sus pilotos Naturales, y para eso recurren a los servicios de Orb, la antes mencionada nación neutral, puesto esta es poseedora de una avanzada industria mecánica. En realidad el líder supremo de Orb no consintió en inmiscuirse en la guerra, mas sus ministros sí lo hicieron en secreto, y así la Alianza Terrestre pudo hacerse con una poderosa nave de combate bautizada como Arcángel (primera de la clase homónima), y también con los modelos G, Mobile Suit de una potencia de fuego y capacidades sin parangón hasta ese instante.

La nave Arcángel en vuelo con una compuerta delantera abierta.

La serie como tal comienza cuando el plan es descubierto por Rau Le Creuset, oficial de ZAFT que esconde un secreto sobre su vida, once meses después de iniciada la guerra; Le Creuset decide destruir la nave Arcángel y, en la confusión, hacerse con los modelos G para los Coordinadores, pero el plan tiene un problema, la base en donde se encuentran los objetivos está en Heliópolis, la colonia espacial de Orb.

En tanto las operaciones de ZAFT comienzan, Kira Yamato y sus amigos Naturales, todos habitantes de Heliópolis, están confiados en que gracias a la neutralidad de Orb no se verán nunca envueltos en una guerra sin sentido. Por una ironía del destino, Athrun Zala, un buen amigo de la infancia de Kira Yamato, y por quien éste siente un especial cariño, es uno de los Coordinadores incluidos en la misión para la invasión a Heliópolis que termina por destruir la colonia.

El X-105 Strike, uno de los modelos G.

Es durante la invasión de ZAFT a Heliópolis en donde comienza el verdadero conflicto de la serie, un conflicto que refleja en sí la absurdidad de ciertas guerras; porque para salvar a sus amigos de la colonia de Orb, y sobrevivir, Kira Yamato se ve obligado a abordar el X-105 Strike, uno de los modelos G. Es en ese instante, un poco antes de meterse en la cabina del Mobile Suit (en realidad lo metió Murrue Ramius, la oficial Natural encargada del trasporte de los G, y que después debe ser comandante de la Arcángel dado que la explosión causada para destruir la nave mató a los oficiales de más rango), cuando se reencuentran los dos amigos de la infancia. Pero esa no será la última vez que se vean y deban combatir a muerte el uno contra el otro a lo largo de los cincuenta episodios del anime.

¿Pueden imaginarse lo que debe de sentir una persona cuando es obligada a matar a otra, para colmo un amigo entrañable, so pena de perder a otras personas valiosas o la propia vida?

Es precisamente de todo esto de lo que habla la serie Mobile Suit Gundam SEED, en cierta medida una denuncia a la manera en que ciertos políticos suelen enredarlo todo con tal de llevar a cabo sus planes retorcidos, mientras el precio lo pagan los pobres infelices que ingenuamente creen en sus buenos propósitos.

El X-102 Duel pilotado por Yzak Joule, uno de los más fieros contrincantes de Kira Yamato.

En todo caso, los daños provocados uno a otro por Kira Yamato y Athrun Zala se ven incrementados además por la posesión de ambos de una condición conocida como SEED, que los hace casi invencibles en combate, y de ahí el nombre de la serie.

Por fortuna, las conciencias de los muchachos evolucionan poco a poco, y llega un momento cuando comienzan a ver la realidad y se dedican a luchar en unión a sus respectivos compañeros contra el verdadero enemigo, la incomprensión entre grupos de seres humanos por motivos ideológicos o culturales, guiados estos por los fanáticos líderes de cada facción, movidos a su vez por motivos casi nunca ni parecidos a los declarados públicamente.

En el proceso los amigos deberán vencer numerosas situaciones bastante confusas, y avanzar paso a paso aprendiendo de sus propios errores, puesto la percepción del mundo en Mobile Suit Gundam SEED suele ir cambiando de continuo a medida que se van revelando más y más secretos de cada involucrado, y así los que en un momento parecían “buenos” pueden de pronto ser los “malos” y viceversa.

Murrue Ramius, inesperada amiga de Kira Yamato convertida en comandante de la Arcángel.

Y los cambios en la trama no se reducen solamente a la cuestión de los bandos y en la psicología de los personajes, sino que hasta se producen en los intereses amorosos de estos.

En un comienzo, Lacus Clyne, una ingenua idol de PLANT que tiene gran influencia entre los Coordinadores por su origen (es la hija del Presidente del Supremo Consejo PLANT, Siegel Clyne), y por las canciones que interpreta, estaba comprometida con Athrun Zala; mas después de conocer a Kira Yamato empieza a acercársele, y casi de un momento a otro se convierte en una líder y en la decidida comandante de una nave de combate privada la cual aborda con varios de sus seguidores para darle apoyo a su nuevo ídolo.

En tanto, Cagalli Yula Athha (supuesta hija del gobernante de Orb), que en un principio parecía interesada de alguna manera en Kira Yamato, resulta ser su hermana gemela y termina sintiendo algo por Athrun Zala.

Lacus Clyne, importante idol de PLANT.

La serie también tuvo una secuela en el año 2004 de nombre Mobile Suit Gundam SEED Destiny, en la cual continúan las desventuras de Kira y de Athrun, envueltos una vez más en una escalada bélica.

Por último sólo me resta despedirme, no sin antes decirles que les recomiendo vean Mobile Suit Gundam SEED, si gustan del género mecha y todavía no lo han visto.

¡Hasta pronto!

Esta entrada ha sido publicada en Animes, Reseñas y etiquetada como , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.